Diario de una alerta.

Día 40.

Un nuevo número redondo. 40 nada más… y nada menos. Habría sido un buen momento hoy para empezar a soltar lindezas desde el teclado para expresar hasta dónde está uno ya del confinamiento…

Pero no. Hoy ha coincidido con una gran fecha del calendario. Ha sido 23 de abril. Día del Libro. El más extraño de la historia, sí. Al menos de la que hemos conocido las actuales generaciones. Pero día importante para nosotros. También ha sido el cumpleaños de mi compadre José Manuel y nos hemos pegado una charlita a media tarde. Así que mayor motivo para que este sea un día grande.

El caso es que hemos comenzado tempranito, compartiendo en redes sociales un vídeo que hemos hecho, improvisado en un par de días, contando con algunos amigos, clientes y familiares leyendo el principio del Quijote. Nos habría gustado contar con más gente, con bastantes más, pero se nos habría ido la cosa a largometraje.

Así que espero que los que no están se sientan reflejados en alguno de los momentos de ese pequeño video. Lo cierto es que es para sentirse afortunado por contar con ese apoyo incondicional por parte de todo el mundo.

El día ha dado para alguna que otra cosa más, pero hoy todo queda en segundo plano. Comentarte cualquier otra noticia, anécdota o suceso, querido amigo diario, carece de sentido.

Hoy me quedo con el buen sabor de boca que nos deja este día. Disfrutado de forma absolutamente diferente a como lo hemos hecho en los últimos diez años, pero disfrutado a fin de cuentas.

Me quedo con eso y también, como te decía, con el cariño, el apoyo y la confianza de clientes, amigos y familia. Es genial ver cómo, poco a poco, muchos de los que en su momento comienzan siendo clientes, van engrosando y aumentando el listado de amigos, incluso en algún caso, ahora familia. Con eso me quedo.

Casi me gustaría nombrar persona a persona, pero iba a ser demasiado largo y, además, corro el riesgo de olvidarme de alguno y que pueda acabar correteándome por mitad de San Pedro. En breve, cuando la calle vuelva a ser algo cotidiano en nuestras vidas, podremos compartir y brindar por este día. Por este y, ojalá, mucho más días del libro, más ferias, más días mágicos de Navidad. Brindar por la vida.

Hoy no tengo más que decirte, colega. Soy afortunado.

Buenas noches.

Comparte esto:

Autor: Alberto López Barrio

Nací en 1973, el destino nos llevó a San Pedro de Alcántara donde, en julio de 2011, abrimos una librería, Espacio Lector Nobel San Pedro. Ahora comenzamos con este blog que, esperamos, sea punto de encuentro de muchos amigos aficionados a la lectura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *